Desde ASIT se ha presentado una propuesta a la convocatoria del año 2016 para concesión de las ayudas correspondientes a la convocatoria de Plataformas Tecnológicas del programa estatal de investigación, desarrollo e innovación orientada a los retos de la sociedad, en el marco del plan estatal de investigación científica y técnica y de innovación 2013-2016 con la intención de desarrollar la Plataforma Tecnológica Española de Solar Térmica de Baja Temperatura.

Los objetivos de movilizar una plataforma que se centre en el área de las aplicaciones de solar térmica de baja temperatura tratan de dar respuesta desde el lado tecnológico a una serie de requerimientos y demandas del mercado en concreto:

  • Atraer a las empresas, centros tecnológicos y OPIs hacia la realización de un esfuerzo conjunto para el desarrollo de esta tecnología.
  • Lograr a través del desarrollo innovativo un aumento de la actividad del sector a través de un mercado competitivo y creciente.
  • Identificar prioridades en las que los tecnólogos españoles puedan lograr nuevas cuotas de mercado en aplicaciones cada vez más especializadas.

Como objetivos específicos se destacan:

  • La movilización del potencial de innovación que del tejido industrial y tecnológico español recuperando cuotas y revitalizando el sector;
  • Identificar y facilitar la entrada de los nuevos avances en sensorización y TIC para mejorar las prestaciones y fiabilidad de este tipo de aplicaciones;
  • Avanzar en nuevos materiales y equipos que permitan aumentar la durabilidad de los sistemas;
  • Abrir o continuar con determinadas líneas de innovación para liderar el mercado en este tipo de aplicaciones ampliando el mercado actual y abriendo nuevos campos;

La Plataforma SOLPLAT está alineada con las políticas recogidas en el Programa Estatal de I+D+I y orientada a vender una serie de retos de la Sociedad, en concreto se destaca la dinamización de un tejido empresarial muy potente y bien estructurado y un sector con experiencia en el campo de la innovación, pues su esfuerzo ha sido continuado en las décadas pasadas, aunque no exento de los vaivenes de la actividad económica general sometida en el último lustro. Esta alineación se basa en las acciones:

  • Potenciar y articular las capacidades de I+D+I interaccionando con los agentes locales e internacionales, principalmente europeos, para atacar conjuntamente una hoja de ruta potente y de liderazgo en la que España sea un activo participante y beneficiario del esfuerzo;
  • Crear la masa crítica necesaria para que la I+D+I fluya tanto en el ámbito interdisciplinar e intersectorial necesaria para avanzar en la búsqueda de soluciones de acuerdo con las prioridades establecidas en cada uno de los Retos;

A la vista del cuadro general de líneas de trabajo de I+D+I identificadas para potenciar los mercados nacionales e internacionales, se estima que se debieran lanzar estrategias de innovación cuya capacidad ha sido demostrada parcialmente y otras en las que debe insistir; entre otra son:

  • Seguimiento y evaluación energética de instalaciones, que permitan alcanzar balances energéticos con precisión suficientes y que hagan un prediagnóstico o análisis predictivo y la comunicación a un centro de O+M, aumentando de forma inmediata la eficiencia al reducir los tiempos de corrección de defectos y trabajando con otras energías primarias renovables (biomasa, geotermia, etc.) o no;
  • Innovación en fabricación de componentes y equipos, bien llevando a cabo nuevos diseños o reduciendo y mejorando los actuales, al objeto de mejorar eficiencia energética, durabilidad y costes;
  • Nuevos procesos y aplicaciones: Plantas de Calefacción Urbana (Solar District Heating), sector terciario e industrial, máquinas de absorción, desalinización u otros procesos.

Las instalaciones de energía solar de baja temperatura son muy extensas en número y dispersión en el territorio y el mantenimiento se ha identificado como esencial; pero, además, la medición de la energía utilizada es otro de los retos del sector. Este seguimiento que demanda el desarrollo puede llevarse a cabo en la actualidad con un adecuado coste dado los avances en TIC aún pensando en instalaciones pequeñas. Este seguimiento debe permitir un aumento significativo de la disponibilidad de las instalaciones y de la eficacia de la misma. Así pues, se trata de seguir el funcionamiento de una instalación a distancia, desde un centro de gestión y medida, desde donde se gestione el mantenimiento y se contabilice energéticamente el funcionamiento. Esta propuesta tiene su paralelo en instalaciones eléctricas, tanto generadoras como consumidoras, que se llevan a cabo de forma similar por equipos de telegestión (medida y seguimiento).

El seguimiento y evaluación energética de instalaciones solares, va a permitir alcanzar balances energéticos con precisión suficientes del cual se deduzca un pre-diagnóstico o análisis predictivo, así como la transferencia a un centro MOM (medida y seguimiento para la O+M), aumentando de forma inmediata la eficiencia al reducir los tiempos de corrección de defectos y permitiendo evaluara e integrarse con otras energías primarias renovables (biomasa, geotermia, etc.).

La integración de grandes plantas solares en redes de calor y frío hibridadas por diferentes energías, y el almacenamiento térmico, es un desarrollo que se demanda desde la mejora de la eficiencia del conjunto y la diminución de los costes de mantenimiento. Debe señalarse que las instalaciones de tamaño medio y grande disponen de sistemas de control y regulación avanzada, y la transmisión y elaboración de datos es manejable a costes razonables con los avances TIC que se disponen en la actualidad. Se trata, pues, de un sistema paralelo al desplegado en los medidores inteligentes de electricidad que permiten acceder a funciones de integración y precios de red y optimizar los costes; aunque en este caso la vigilancia de la operación del sistema es clave. Aunque se ha avanzado mucho en los componentes y sistemas, entre los que destaca los sistemas de monitoreo o de contabilidad energética, es necesario dar un avance para adecuar estas instalaciones en consonancia con las tecnologías existentes. Igualmente, en el campo de los repartos de costes entre usuarios, las TIC nos permiten llevar a cabo una gestión adecuada de los mismos.

Respecto a los nuevo procesos y aplicaciones, las plantas de Calefacción Urbana con energía solar térmica son plantas que suministran calor renovable y de cero-emisiones. La energía solar térmica generada en grandes superficies de captación solar se distribuye a través de redes térmicas de distribución a las áreas residenciales e industriales. Son una opción para el suministro de calor en los casos de nueva construcción o renovación de distritos urbanos. Las redes podrían operar a bajas temperaturas en función de los tipos de edificios y equipos de la red, lo cual es muy favorable a la hora de integrar la energía solar térmica en las redes urbanas. La demanda de frío y calor supone, generalmente, la mitad del consume energético de los centros urbanos. Por lo tanto, tanto las administraciones locales como los planificadores urbanos, tienen que enlazar el urbanismo y la distribución de calor para cualquier proyecto de desarrollo urbano, debiendo ser integrados en proyectos de Smart Cities.

Veinte años de experiencia en la operación de las plantas, el conocimiento y know-how sobre la tecnología están disponibles en numerosas plantas de demostración en Suecia, Dinamarca, Alemania y Austria. El cada vez mayor interés por estos sistemas y el incremento en número de instalaciones en operación demuestran que la Calefacción Solar Urbana se está introduciendo en el mercado.

Según los datos de la Plataforma SDH, aproximadamente, existen en operación 216 plantas con una potencia instalada mayor de 350kWth desde la introducción de las redes urbanas solares en 1970, principalmente en Suecia, Países Bajos Dinamarca, Alemania y Austria. La capacidad instalada total asciende a 550 MWth, con un ascenso anual estimado del 30%.

Actualmente, se esperan unas perspectivas de mercado para las redes urbanas solares muy positivas, alcanzando precios por debajo de los 50 €/MWh. A largo plazo, el potencial de las redes urbanas solares podrá alcanzar el 15% del suministro de frío y calor de las redes urbanas de Europa.

Por todo ello, el disponer de un espacio donde confluyan los intereses tecnológicos de las empresas españolas debe de significar un punto de activación del sector aportando nueva vitalidad a la ya intrínseca del valor medioambiental, el energético y el socioeconómico. Aprovechamos este espacio que nos cede la revista Energías Renovables para cursar una invitación abierta a todos los agentes del sector (empresas fabricantes, distribuidoras, ingenierías, instaladoras, centros tecnológicos y de investigación, laboratorios…) interesados en participar en esta iniciativa. Pertenecer a una Plataforma como SOLPLAT puede vehicular los esfuerzos tecnológicos y fortalecer el sector, para lo cual necesitamos promover sinergias que sin duda surgirán bajo el paraguas de SOLPLAT.

Esperamos vuestra participación!

Leave a Reply

XHTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>